Cuando se elabora un plan económico para la puesta en marcha de una empresa o microempresa, tenemos que analizar un dato muy interesante: el llamado “punto muerto” o “umbral de rentabilidad”.

Este dato nos indica el volumen mínimo de ventas que se debe realizar para que la empresa pueda empezar  a generar beneficios, es decir que este dato indica el volumen de venta necesario para cubrir los costes fijos y variables de la empresa.

Cuando elaboramos el plan de empresa, podemos determinar los gastos fijos para un periodo dado como por ejemplo un mes, o un año:

Y también podemos evaluar los costes variables que son los que dependen de un volumen de venta dado como por ejemplo:

Como:

Punto Muerto = Gastos Fijos / Margen Bruto”

si

y

obtenemos la formula para calcular el Punto Muerto PM para un volumen de venta estimado V:

PM = GF/(1- CV/V)

Nos haremos entonces  la siguiente pregunta:

¿Es realmente posible llegar a alcanzar este volumen mínimo de ventas V en el periodo de tiempo dado?

Para saberlo tendremos que investigar los volúmenes de ventas realizados por la competencia, pedir información a proveedores, … y responder con sinceridad y sentido común.

Si la respuesta es NO, la idea de negocio no es viable.

Se puede considerar la posibilidad de reducir gastos fijos o ampliar el margen bruto pero si no es posible, lo mejor es reconsiderar el proyecto por completo.

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.