Todo sobre las domiciliaciones bancarias y el nuevo sistema SEPA

Las ordenes de domiciliaciones bancarias y las devoluciones de recibos

¿Qué es una domiciliación bancaria?

Domiciliar recibos en una cuenta bancaria  significa que  el pago de dichos recibos  se va a realizar directamente en la cuenta que se ha indicado previamente a la empresa emisora.

Este sistema de pago es muy cómodo para realizar los pagos de los recibos que se han de pagar con frecuencia periódica, tales como los de las compañías de electricidad, teléfono, seguros, o bien de las comunidades de propietarios, de suscripciones, etc.

Igualmente se pueden domiciliar los cobros, por ejemplo las nóminas.

¿Qué es el SEPA?

Es el sistema de cobros y pagos común para todos los estados adheridos a la Zona Única de Pagos en Euros.

El sistema entró en vigor el 1 de febrero de 2014.

Existen dos sistemas de domiciliaciones: el sistema básico (core) y el sistema b2b para domiciliaciones que se realizan entre empresas y donde no existe la posibilidad de devolución de recibos.

Para realizar la migración a este nuevo sistema, no hubo necesidad de renovar las ordenes de domiciliaciones existentes con anterioridad.

El mandato u orden de domiciliación

La orden de domiciliación debe llevar los datos de identificación de la compañía emisora del recibo, una referencia que será válida y única para todos los recibos correspondientes a esta orden y la indicación del tipo de pago (pago único o pagos recurrentes).  En este documento deben estar especificados los plazos para tener derecho al reembolso de los recibos.

El deudor (cliente) debe aportar sus datos de identificación asi como el código completo de su cuenta bancaria ( IBAN), y el código de identificación de su banco (BIC) donde se ha de realizar el cobro.

Cargo en cuenta de los recibos

Mientras el banco no reciba una orden de su cliente para anular una domiciliación dada, cada vez que la empresa emisora presenta al banco los recibos para su cobro, el banco realiza el adeudo en la cuenta del cliente.

Si el banco no puede realizar el adeudo en la cuenta de su cliente por saldo insuficiente, el banco devuelve el recibo al emisor como impagado.

Comisiones

Normalmente estas operaciones no llevan comisiones para el cliente, pero si para el emisor de los recibos.

Cambiar la cuenta de la domiciliación

Si una persona quiere cambiar la cuenta bancaria donde domiciliar los recibos, ha de comunicar el cambio a la compañía emisora.

Si la nueva cuenta es del mismo banco,  conviene comunicar el cambio al banco.

Si la nueva cuenta es de otro banco, se podrá dar de baja la orden de domiciliación en el banco anterior en un plazo prudente por si algún recibo estuviera ya emitido y en periodo de cobro.

Anular el pago de un recibo

Si el cliente del banco no está conforme con el cobro de un recibo en su cuenta, con el sistema SEPA básico siempre puede devolverlo. Tiene un plazo de hasta 8 semanas por cualquier motivo en los pagos autorizados y de hasta13 meses para pagos no autorizados.

En este caso, la compañía emisora (el acreedor) podrá oponerse a la devolución aportando una copia del mandato vigente.

El cliente siempre puede pedir a su banco que no acepte recibos futuros procedentes de una compañía dada.

Cuando se devuelve un recibo, se ha de gestionar la incidencia directamente con la entidad emisora para no acabar estando incluido en un fichero de morosos.

 Los recibos  domiciliados  entre empresas que han optado por el sistema SEPA b2b no pueden ser devueltos.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

6 respuestas

  1. Puede un administrador de fincas anular la domiciliación bancaria de los recibos de comunidad de un vecino por impago de una o mas cuotas,
    Gracias

  2. ¿Puede un administrador de fincas, pasar otro gasto que no sea el de la comunidad, a la cuenta en la que ésta está domiciliada, sin aviso previo o autorización del titular de la cuenta?
    Un saludo y gracias

  3. Si el gasto no corresponde a la comunidad de propietarios, el administrador necesita la autorización del titular para efectuar el cobro en la cuenta asociada a la domiciliación de los recibos de dicha comunidad.

  4. Solo debe indicar a su banco su voluntad de cancelar la orden de domiciliación correspondiente a la entidad emisora de los recibos que no quiere pagar. A partir de este momento su banco no cargará más en su cuenta los recibos procedentes de dicha entidad. Tambien debería ponerse en contacto con la entidad emisora de los recibos para evitar posibles reclamaciones o inclusión de sus datos en ficheros de morosos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *