Las Instituciones de Microfinanzas (IMF) son entidades que ofrecen servicios financieros a las personas excluidas del sistema financiero formal.

Esta exclusión puede deberse a dos motivos principales:

Sin embargo, todas las personas, incluso los muy pobres, necesitan servicios financieros fiables para:

Para ofrecer estos servicios han ido surgiendo todas clases de instituciones de microfinanzas, cada una con sus particulares objetivos:

Las IMF tienen que adaptarse a las regulaciones existentes en sus países y según su  figura jurídica, respetar normas sobre:

Actualmente existen multitud de modelos de IMF en el mundo:

La financiación de estas entidades también es muy variada: puede proceder del ahorro de sus clientes, de donaciones, de fondos de ayudas al desarrollo, de prestamos de bancos e inversores y de accionistas incluso …

Todo ello hace muy difícil poder considerar todas las IMF como entidades similares.

Existe un abanico muy amplio: desde las entidades que actúan exactamente como la banca comercial tradicional y persiguen objetivos de rentabilidad financiera, hasta las que sólo persiguen la rentabilidad social y atienden a los más pobres de la base de la pirámide.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.