El movimiento «slow»

« Back to Glossary Index
Bubión en la Alpujarra Granadina

El ritmo de vida de una persona en una gran ciudad es estresante: nervios en los atascos de tráfico, correr para no llegar tarde al colegio de los niños, al trabajo, para no perder el autobús, comer siempre de prisa comida basura, atender las llamadas del jefe a cualquier hora, etc.

Hace algunos años surgieron los movimientos «lentos», («slow» en inglés), para buscar alternativas a este ritmo de vida frenético. Así nacieron movimientos «slow food», «slow city», «slow travel», .. para la hostelería, la ciudades, los viajes.

Una ciudad lenta ha de ofrecer una buena calidad de vida. Las ciudades adheridas al movimiento tienen menos de 50.000 habitantes, en ellas se controla el ruido, se limita el tráfico rodado y se cuida el medioambiente. Albergan grandes zonas peatonales, parques, lugares para el ocio, el deporte y la cultura.

Estas ciudades se convierten en lugares atractivos tanto para los ciudadanos que desean dejar el ritmo de vida de las grandes urbes, como para los visitantes que buscan lugares tranquilos con una buena gastronomía basada en productos locales y recetas tradicionales.

Existen redes internacionales de ciudades, viajes y hostelería de tipo «slow». Pertenecer a una red «slow» obliga a cumplir una serie de requisitos.

« Back to Glossary Index
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on reddit
Reddit
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Share on print
Print

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *