Cuando hablamos de exclusión financiera nos referimos a las personas que no tienen acceso a los servicios financieros básicos (crédito y ahorros ) y son dos los principales motivos que pueden provocar esta exclusión:

Las instituciones de microfinanzas, IMF, permiten que las personas pobres puedan tener acceso a servicios financieros:  micro-ahorro y microcrédito pero también micro seguros, y otros productos especialmente diseñados para personas con pocos recursos.

Estas instituciones, con menos afán de lucro que los bancos, atienden a los pobres de zonas urbanas  y también de aldeas remotas y  financian  sus pequeñas negocios.

Gracias a estas iniciativas, los pobres pueden abrir una cuenta, solicitar un “microcrédito” sin tener que aportar muchas garantías o contratar un pequeño seguro.

Los microcréditos se otorgan esencialmente para financiar la realización de actividades productivas que pueden contribuir a la mejora de la situación económica de las familias y con su generalización, las tasas de exclusión financiera, una de las formas de exclusión social, podrían llegar a disminuir notablemente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.