Los negacionistas del cambio climático

Aunque ya se pueden observar múltiples consecuencias del cambio climático, el cambio producido por el aumento en la atmósfera de los gases de efecto invernadero [GEI] emitidos por la actividad humana desde la primera revolución industrial, aún existen personas que dudan, o incluso niegan, que el incremento de las emisiones representen un riesgo para el futuro de la humanidad.

Son varios los argumentos esgrimidos:

  • siempre se han producido cambios en el clima, alternando las épocas de glaciaciones con las interglaciares, por lo que el cambio actual no está causado por el hombre sino por causas naturales.
  • no es una amenaza grave si la comparamos con otras, como el hambre, las guerras en el mundo e incluso la última pandemia.
  • los avances tecnológicos solucionarán los problemas, por ejemplo el uso de las energías renovables, los vehículos eléctricos, etc.

¿Qué hay de cierto en estas afirmaciones?

  • Evidentemente, la tierra ha tenido varios periodos glaciares, unos periodos que tienen unos 100.000 años o más de duración. El último finalizó hace10.000 años y ahora nos encontramos en un periodo interglaciar que puede durar unos 40 000 años. Sin embargo la evolución tan rápida de la subida de la temperatura media global terrestre de los últimos 150 años no tiene precedente en la historia del clima y va exactamente en paralelo con el aumento de los GEI en la atmósfera, gases producidos por la actividad humana y la quema de los combustibles fósiles (carbón, petróleo, gas):

Para calcular cuántos grados Celsius son X grados Fahrenheit, tenemos que restar 32 a los X grados Fahrenheit y dividir el resultado entre 1,8. (56,5º F = 13,61 ºC ; 58º F = 14,44 ºC)

  • Casi siempre las guerras se producen por el hambre y el acceso a los recursos naturales, principalmente el agua. La guerra de Siria tuvo su origen en las grandes sequías que produjeron una disminución de la producción de trigo y la rebelión contra el régimen que empezó en las zonas rurales. El calentamiento actual en curso es la causa de las graves sequías sufridas por numerosos países, mermando la producción de cereales y generando revueltas, guerras y olas de emigración.
  • A medio, e incluso largo plazo, la tecnología no va a ser capaz de sustituir los combustibles fósiles con energías renovables. Los lobbies de los grandes poderes económicos (petroleras, compañías energéticas, multinacionales) se han encargado durante los últimos 50 años de negar el cambio climático y de impedir la reducción de sus emisiones. Ahora estas compañías se visten de “verde”, pero siguen contaminando y los gobiernos no son más que títeres frente a los gigantes de la economía mundial. Además los cambios necesarios para reducir las emisiones han de ser drásticos e impopulares y por ello no se ve un futuro muy esperanzador. En Francia la revuelta de los “chalecos amarillos” no se produjo por negar el cambio climático, sino porque la subida del precio del diesel no les permitía llegar a fin de mes, personas que necesitan el coche a diario para acudir al trabajo por el hecho de vivir en el extrarradio de las ciudades donde las viviendas son más baratas.

Hace 50 años, unos científicos emitían el informe Meadows: «el límite del crecimiento«. Desde entonces los científicos no han cesado de alertar sobre la situación catastrófica que se producirá si no se toman medidas. Desde luego se crean muchas comisiones y se organizan muchas reuniones internacionales pero hasta la fecha poco se ha conseguido.

La Unión Europea ha fijado objetivos de reducción de las emisiones de GEI para los años 2030 y 2050: ¿se cumplirán?

¿Y los demás países?

Esperemos que la próxima COP26, que tendrá lugar en Glasgow del 1 al 12 de noviembre 2021, sea mucho más resolutiva que las 25 anteriores.

VER:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on reddit
Reddit
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Share on print
Print

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *